En 2023, la Bolsa Nacional de Valores (BNV) de Costa Rica experimentó un crecimiento del 33% en el volumen de sus operaciones, alcanzando un total anual de $36,000 millones. Se espera que en 2024 aumente el número de emisores en el mercado, impulsado por una mayor disponibilidad de recursos para financiar tanto al sector privado como al público. La BNV planea consolidarse como creadora de mercado, ajustando la participación del Ministerio de Hacienda para dar oportunidades a otros actores.

En el mercado primario, el 50% de la financiación en 2023 fue destinada a proyectos del Ministerio de Hacienda, pero se anticipa una reducción en 2024, lo que canalizará recursos hacia otros proyectos o empresas. El mercado secundario experimentó un crecimiento del 81%, con un volumen transado de $11,000 millones, destacando un aumento del 128% en las operaciones internacionales.

Se resalta la mejora en la calificación crediticia de Costa Rica en 2023, lo que disminuye el riesgo percibido y atrae inversores, potencialmente facilitando financiamientos a tasas más bajas. Se espera que los sectores de servicios empresariales, manufactura, hoteles y restaurantes, y comercio contribuyan al crecimiento económico en 2024.

La BNV planea emitir bonos verdes en 2024, reflejando la creciente conciencia empresarial sobre la sostenibilidad. El director de la BNV enfatiza la importancia de la sostenibilidad en todas las emisiones futuras, destacando al mercado de capitales como crucial en la obtención de recursos para proyectos sostenibles.

A pesar de los resultados financieros positivos en 2023, la BNV reconoce desafíos, especialmente en la democratización del financiamiento, incluyendo a pequeñas y medianas empresas, así como a inversores bursátiles. Se enfatiza la necesidad de fomentar una mentalidad de ahorro y considerar el mercado de capitales como una alternativa viable.

Fuente: Forbes Centroamérica